Imagen1

Propuesta vial para Bocagrande y Tierrabomba

Solo entre las carreras Primera y Segunda de Bocagrande avanzan hoy, en diferentes etapas, cinco hoteles, un centro comercial y se promueven varios proyectos habitacionales que una vez culminados saturarán, aun más, la capacidad vial del sector turístico sin que hasta ahora haya un proyecto que solucione las limitaciones de movilidad de es zona de la ciudad.

La situación preocupa a hoteleros, constructores, gremios y habitantes de la zona que ven cómo el desarrollo inmobiliario de la zona crece a ritmo agigantado y las vías de acceso y salida del sector son las mismas de hace décadas, lo que presagia un mayor colapso vial en la zona y la haría menos competitiva.

Desde la administración del alcalde Manuel Domingo Rojas (finales de la década de los 80) son varios los intentos por encontrar una solución vial para la zona, pero hasta ahora ninguna se ha concretado.

La más reciente de las propuestas la acaba de presentar un joven arquitecto cartagenero, Miguel Romero Ortiz, egresado de la Universidad Javeriana, con 10 años de experiencia laboral.

LA PROPUESTA

Lo que plantea el arquitecto Romero es la ampliación de la Carrera Primera de Bocagrande, hoy de solo dos carriles, para llevarla a cinco, tres de entrada y dos de salida, con bulevares, cicloruta, bahías de estacionamiento, pequeñas áreas para actividades comerciales (restaurantes, bares, ventas de artesanías, refresquerías y otras actividades propias del ambiente de playa), todo dentro de un ordenamiento.

En esta zona se construirían 3 megaespolones, uno de  400 metros de largo, en donde está hoy el espolón Iribarren, donde se recuperaría gran área de playa que permitiría hacer un parque. Un segundo, de 300 metros, a la altura de la Calle 7 y un tercero entre las calles 9 y 10, todo complementado con actividades de dragado que ayuden a ganar espacio de playa.

Esta vía arrancaría desde la entrada a Bocagrande hasta la zona del espolón Iribarren, en El Laguito. De ese punto hacia Tierrabomba, se propone un puente de dos calzadas y cuatro carriles, con área peatonal y con un diseño que incluiría curvas para ganar mejores visuales sobre Tierrabomba, la Bahía, Bocagrande y el Centro Histórico.

LA DIVULGACIÓN

Esta propuesta ya la conoció el alcalde Dionisio Vélez y la secretaria de Planeación del Distrito, Dolly González Espinoza. Igualmente conocen en detalle la iniciativa la Sociedad Colombiana de Arquitectos Regional Bolívar y varios empresarios de la construcción local y nacional que estarían dispuestos a apoyar su realización.

“Llegó el momento, estamos tarde, para una iniciativa de estas que no solo mejora la movilidad, recupera las playas y las ordena, sino que se convertiría en un atractivo turístico para la ciudad”, dijo Romero.

Para su diseño, el arquitecto cartagenero asegura que recogió las mejores experiencias de proyectos similares en Río de Janeiro (Brasil) y Copenhague (Dinamarca).

SE ABRE EL DEBATE 

El presidente de la Sociedad Colombiana de Arquitectos – Regional Bolívar, Flavio Romero Frieri, apoyó iniciativas como esta en las que profesionales de la actividad le aportan su conocimiento a la solución de los problemas de movilidad de la ciudad y formuló un llamado a otros profesionales a que presenten sus alternativas. Lo que queremos es crear un debate sano sobre este necesidad y lograr consensos que permitan que propuestas como estas sean viables, sostuvo el dirigente. Agregó que el proyecto debe articularse con soluciones para la Isla de Tierrabomba y la adopción del nuevo POT.

LA FINANCIACIÓN

Para financiar una propuesta de esta magnitud e impacto, su diseñador Miguel Romero cree que la iniciativa más viable es la de una concesión o una Alianza Público Privada que garantice la sostenibilidad del proyecto e incluso permita hacer mantenimiento a toda la malla vial del sector turístico de Bocagrande. Ello implicaría, si así se aprobara, la instalación de un peaje a la entrada del sector, en la variante que está detrás del CAI en el sector de El Limbo. Ese peaje tendría una tarifa diferencial para los residentes en el sector y operaría bajo el esquema de telepeaje. Sería un costo único anual.

Fuente: ElUniversal.com.co